Ir al contenido principal

Piedra Luenga Pedro Ximénez

De aspecto limpio y muy brillante, luce atractivos reflejos ambarinos y color yodado de media intensidad. La lágrima densa y lenta apenas colorea el cristal.

Un intenso recuerdo a caramelo surge con arrebato; limpio y delicioso, compartiendo copa con recuerdos a uvas, ciruelas pasas y con algún que otro toque a miel...Un sencillo y goloso juego de aromas para un joven Pedro Ximénez, alegre y vivaz.
Al mover la copa, exhibe, naturalmente, la calidez de sus 15 grados.

Paladar dulce, cálido y untuoso, con un acertado punto de acidez que lo equilibra lo suficiente. Es amable, de volumen y peso medios.
Destaca la elevada intensidad y largura con la que regresan los caramelos y las frutas pasas. Medianamente profundo pero muy persistente. Un Pedro Ximénez bueno y equilibrado.

Esta uva Pedro Ximénez procede de cultivo ecológico en suelos de Albariza que, Bodegas Robles posee, dentro de la Denominación de Origen Montilla Moriles. Zona de veranos largos y cálidos. Las uvas son secadas al sol hasta alcanzar el grado de dulzor deseado. A diferencia de la mayoría de vinos dulces de Pedro Ximénez, este no ha sido envejecido en botas por el sistema de criaderas y soleras. Será interesante comprobar, de ahora a unos 6 años en botella, la evolución de sus dulces aromas.
Ronda los 9€, buen precio para tan grato embajador de la Pedro Ximénez.

Fecha de cata octubre 2016