Ir al contenido principal

La mejor forma de mejorar el olfato para la cata de vinos

Tener los sentidos al 100%: olfato, gusto, vista, oído o tacto, además de valernos para lo cotidiano, se hace indispensable en el mundo de la cata de vinos
En cata, el sentido, quizá, más difícil de educar es el sentido del olfato.
Conseguir  mejorarlo para la cata de vinos y en nuestra vida diaria es por lo que te proponemos esta forma de entrenarlo:
Nos servirá llenar algunas copas, vasos o cualquier recipiente de cristal con materias de distinta naturaleza:  manzana, regaliz, tiza, pimienta, miel, tabaco...para empezar lo que tengamos a mano o se nos ocurra.
Es conveniente que al principio alternemos aromas diferentes entre sí, de manera que nos sea más fácil distinguirlos: chocolate, limón, café,... ya que trataremos, si podemos, de identificarlos sin mirarlos.
Con el tiempo, y según vayamos adiestrando nuestra memoria olfativa practicaremos con olores que sean más difíciles de distinguir por pertenecer a idéntica familia aromática, como la fruta roja: fresas, cerezas y frambuesa; cítricos: limón, lima, pomelo, etc.

Nuestro objetivo será conseguir distinguir un buen número de olores o aromas en poco tiempo...

Comenzamos haciendo breves inhalaciones, cada día, de diferentes tipos de aromas, tres, cuatro, cinco y tratar de registralos en la memoria. Dedicándole un rato al día en oler cada uno, esta práctica nos permitirá ir mejorando el olfato poco a poco hasta ser capaces de reconocerlos "a ciegas". 

Según vaya creciendo nuestra lista de registros memorizados, continuamos la practica con nuevos aromas y, con paciencia, tratar de reconocerlos, posteriormente, en los vinos. 

En una copa de vino puedes encontrar muchos aromas e identificarlos es más fácil de lo que parece. Solo se requiere memoria y algo de entrenamiento. Confía en ello.

Rueda de Aromas



www.vinoon.com